Meted el dedo en la llaga...